Página de inicio > Consejos para hablar en público controlando el temor

Consejos para hablar en público controlando el temor

Fecha
29 julio, 2019

Consejos para hablar en público controlando el temor

Hablar en público representa para muchas personas un problema que puede manifestarse como un ligero nerviosismo, miedo o pánico.

Es un tema tan común que muchas veces se toma como algo normal, pero sus consecuencias pueden frustrar las aspiraciones de cualquier persona.

El problema del temor: cuando se produce una situación que genera pánico, los sistemas nerviosos del cuerpo se activan de la siguiente manera:

– En primer lugar el simpático nos prepara para la acción.

– Luego, el parasimpático se encarga de la producción y el restablecimiento de la energía corporal.

Es decir que el estado de temor tiene un tope y podemos llegar a controlarlo en alguna situación.

El temor se produce con el surgimiento en la persona de pensamientos anticipados negativos en una situación real o imaginaria al dirigirse al público. El miedo se produce porque se visualiza el fracaso.

Cómo controlar el miedo al hablar en público

Existen tres cosas que podemos hacer:

1) Preparación e información. Mientras más investiguemos sobre un tema o estemos bien informados de todos sus aspectos, tendremos mayor control y seguridad en la ponencia.

Las personas acuden a una conferencia para aprender, disfrutar e intercambiar ideas y en ese sentido es importante darles lo que quieren.

Para facilitar tu presentación, trata en lo posible de apoyarte en la tecnología; utiliza el video beam, fotos, gráficos y esquemas para que tu mensaje llegue más claro.

Investiga tu audiencia revisando por internet los videos de presentaciones anteriores para conocerlos mejor.

Si vas a hablar en público, que sea de un tema que conoces, dominas y te apasiona.

2) Practicar. Ensayar varias veces el discurso y practicarlo. Mientras más se practique, las probabilidades de error disminuyen. Te permite tener más soltura durante la exposición y vas ganando confianza.

Practicar tu discurso o exposición antes de hablar en público tiene dos aspectos muy positivos:

–  Cuanto más repitas y ensayes el discurso, tendrás más dominio sobre el tema y actuarás con mayor tranquilidad y naturalidad. Hay que ensayar hasta que te expreses de forma fluida y eficiente.

– Memoriza solo las ideas principales de cada parte o punto del discurso, y ensaya el resto del contenido con palabras propias. Memorizar todo puede perjudicar tu presentación, si llegaras a olvidar algo.

Para abrir y cerrar el discurso con fuerza, es importante memorizar la introducción y la conclusión.

3) Descansa en ti mismo. Compórtate natural y siendo tú mismo. Sin buscar imitar a alguien o competir con él.

Si después de preparar y ensayar tu discurso, aún puedes sentir pequeños temblores en las piernas o un sudor que recorre tu cuerpo, canaliza tus energías de la siguiente forma:

a) Habla con pasión para captar la atención de la audiencia.

b) Respira profundo para oxigenar tu cuerpo y tranquilizarte.

c) Bebe un vaso de agua con tranquilidad. Repítelo por sorbos de vez en cuando durante el discurso.

Evita ser tu peor enemigo con expresiones como: ¡que tonto soy! o ¡que idiota soy!, no te ayudarán en nada a vencer el miedo. Todo lo que hagas está bien, y se aprende de los errores.

Hablar en público es una habilidad que se desarrolla con la práctica.

Síntomas desagradables de hablar en público con temor

Los nervios te producen efectos físicos secundarios como el sudor y el olor corporal.

La sudoración y el mal olor.

Bien sea por temor o por miedo, se puede producir sudoración excesiva.

En una situación concreta en la que tenemos miedo, nuestras manos y axilas comienzan a sudar en exceso. Pero si esta transpiración está acompañada de mal olor, la situación se hace más incómoda.

Este sudor no es igual al que se libera cuando se hace ejercicio, está compuesto por un 80 % de agua y un 20 % de proteínas y grasas. Al entrar en contacto con las bacterias de la piel, se produce el mal olor.

Las personas que manifiestan estos síntomas evitan las situaciones sociales, porque les da vergüenza extrema y miedo.

Les resulta difícil desenvolverse en cualquiera de las áreas de su vida y desarrollan conductas de aislamiento.

Es necesario acudir a un profesional cuando padeces de esta incomodidad, para descubrir lo que te produce temor. Con el tratamiento apropiado, puedes minimizar o hacer desaparecer ese desagradable olor.

Otros síntomas físicos que se manifiestan con el miedo a hablar en público

– Temblores y enrojecimiento de la piel

– Falta de respiración o disnea (dificultad para respirar)

– Voz temblorosa

– Visión borrosa

– Mareos, náuseas y vómitos antes de la presentación

– Taquicardia

– Tensión muscular

Resumen:

El miedo a hablar en público es un problema muy común y grave. Sin embargo, con estos consejos puedes desarrollar confianza y seguridad para controlar el temor y tener nuevas oportunidades en la vida.

También te puede interesar