Página de inicio > ¿Qué es el pánico escénico y cómo perderlo?

¿Qué es el pánico escénico y cómo perderlo?

Fecha
15 julio, 2019

¿Qué es el pánico escénico y cómo perderlo?

¿Qué es el pánico escénico?

El pánico escénico hace referencia a las sensaciones emocionales de temor, miedo e inseguridad, que se pueden acompañar de síntomas físicos, que se dan cuando nos exponemos a una actividad en público. Esta actividad puede ser hablar, exponer, cantar o bailar, entre otros.

Esta reacción de temor solo se presenta en esta situación social específica y desaparece cuando se deja de estar expuesto al estímulo del público.

El miedo del pánico escénico se produce a nivel psicológico, dado que nos sentimos amenazados en nuestro sentido de bienestar.

Es una reacción que produce una alta descarga de catecolaminas en el cerebro, generando la activación de diferentes circuitos a nivel corporal, por lo que se acompaña tanto de sensaciones emocionales como de sensaciones físicas.

Es importante tener en cuenta que es una condición bastante común, millones de personas alrededor del mundo han tenido o tienen actualmente pánico escénico, por lo que se puede trabajar para lograr superarlo.

¿Qué sensaciones se asocian con el pánico escénico?

Existen sensaciones a nivel emocional y a nivel físico que son esperables y normales cuando se sufre de pánico escénico. Estas sensaciones pueden presentarse con diferente intensidad, desde ser muy leves hasta llegar a ser severas.

Las sensaciones a nivel emocional son:

  • Temor
  • Miedo
  • Deseos de salir corriendo
  • Inseguridad
  • Incomodidad

Las sensaciones a nivel físico son:

  • Dificultad para respirar
  • Rubor de la cara
  • Incremento de frecuencia cardiaca
  • Sudoración excesiva
  • Aparición de mal olor
  • Temblores
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Dolor en la boca del estómago

¿Cómo aprender a controlar el pánico escénico?

Es importante tener en cuenta que, en la mayoría de las ocasiones, no es posible eliminar por completo el pánico escénico; sin embargo, se pueden adquirir diferentes herramientas que permitan controlarlo y manejarlo.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que, cuanto más evitemos exponernos a realizar una actividad en público, más va a ir creciendo el miedo, se va a percibir con mayor desagrado y se va a ir convirtiendo en algo irracional que nos controla. Es por esto que la primera medida para ir manejando el pánico escénico es enfrentarnos a esta situación temida.

Para aprender a hablar en público, hay que hacerlo; probablemente al principio no saldrá como esperamos, pero poco a poco se irá aprendiendo y mejorará la técnica. Se puede ensayar frente a un espejo, frente a los familiares o amigos cercanos, delante de la pareja, esto aumentará la seguridad de que se está haciendo bien y disminuirá la inseguridad y el miedo en el momento de exponerse al público.

Hay que disminuir las medidas defensivas como hablar o hacer la presentación muy rápido, leer o utilizar medicamentos tranquilizadores o sustancias psicoactivas como el alcohol, para controlar el temor. Estas medidas solo permitirán que el miedo se mantenga en el tiempo y que no se enfrente o se trabaje de manera adecuada.

Es importante intentar dejar de controlar las sensaciones tanto emocionales como físicas, dado que se producen de forma automática; y cuanto mayor esfuerzo hagamos por controlarlas, más notorias serán. Una adecuada estrategia para manejarlo es darle un valor positivo, es decir, pensar que es necesario tener unos minutos de nerviosismo cuando se quiere hacer algo bien o que la tensión es necesaria para lograr unos buenos resultados. Son frases que se pueden repetir de forma constante antes de iniciar cualquier actividad frente a un público.

Desde el inicio se puede hablar con el público sobre el nerviosismo que se está sintiendo, esto disminuirá la rigidez y la torpeza por tratar de ocultar el temor.

Cabe recordar que en la medida en que seamos más conscientes de que nuestro miedo es normal frente a estas situaciones y de que las personas pueden cometer errores en el proceso de aprendizaje, irán disminuyendo la inseguridad y el pánico escénico.

Es importante que tengamos presente que es una condición recurrente y que muchas personas que lo han sufrido han logrado controlarlo, y tienen hoy en día una vida normal en la que pueden enfrentarse a cualquier clase de público manejando sus sensaciones físicas y emocionales.

MEDIDAS PARA MANEJAR EL PÁNICO ESCÉNICO

  • No evites exponerte: practica antes en casa
  • No uses medidas defensivas: no leas, no te tapes la cara, no consumas alcohol ni medicamentos
  • No te esfuerces de sobremanera por controlar las sensaciones físicas o emocionales: dales un valor positivo
  • Hablar desde el inicio con el público de los nervios que se están presentando

También te puede interesar